Los mejillones más consumidos del mundo contienen micro plásticos.

Los microplásticos y nanoplásticos están presentes en casi todos los alimentos que provienen del mar. Hay estudios que demuestran que estos microplásticos, además de estar en los intestinos de pescados y mariscos, también se encuentran en músculos y órganos.

Según afirman algunos expertos, estas partículas de plástico pueden contener aditivos peligrosos que pueden hacer que aumente el riesgo de intoxicación de animales y humanos.

Según explican los expertos, cuatro de las especies de mejillones que más se venden en los supermercados de doce países, contienen hasta nueve tipos diferentes de microplásticos y nanoplásticos, entre los que destacan la presencia de polipropileno y tereftalato de polietileno, plásticos que están muy presentes en la vida diaria de las personas de todo el mundo.

Para poder equiparar los análisis realizados en especies de mejillones de diferente tipo y tamaño, dichos expertos se cogieron como referencia fija, el análisis de un gramo de carne de mejillón.

Los resultados de dicho análisis muestran que un gramo de la carne de este molusco bivalvo contiene entre 0,13 y 2,45 partículas de microplásticos y nanoplásticos con un tamaño que varía entre 3 y 5.000 micrómetros. Las muestras de mejillón del Atlántico Norte y el Pacífico Sur eran las más contaminadas. Los resultados no sólo permiten determinar en qué zonas los mejillones acumulan más plástico en su organismo, también el nivel de contaminación plástica de sus respectivas áreas geográficas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *