Licor de Hiervas de Formentera

Algo de historia del Licor de Hiervas de Formentera

Según nos cuenta la leyenda, este licor local de la isla de Formentera debe su origen al uso medicinal de hierbas que se hacía hace cientos de años.

Si tenemos en cuenta que muchas de las hiervas con más propiedades para curar, tienen un sabor amargo, algún lugareño de la isla pensó en remojarlas en agua y un poco de azúcar para que tuvieran mejor gusto, lo que dio lugar a jarabes que al paso de los años han evolucionado en bebidas espirituosas a base de hierbas.

Si bien es verdad que en la actualidad se conoces como hierbas ibicencas, la producción original comenzó en 1880 en esta isla de Formentera, por Juan Marí Mayans, un estudioso de las propiedades de las hierbas locales.

La receta original, que la familia Marí Mayans aún conserva celosamente, implica el uso de 30 calidades diferentes de plantas nativas, incluyendo anís, manzanilla, laurel, enebro, hinojo, menta, romero, salvia, frígola, hojas de naranja y limón, salvia y eucalipto.

Estas hierbas se colocan en una botella (preferiblemente de cuello ancho) y se ahogan con licor de anís dulce, mezclado con una pizca de licor de anís seco. Se dejan macerar en la oscuridad durante al menos 3 meses, para que los aromas se mezclen y la bebida adquiera su típico color dorado.

El resultado final es un licor con un sabor predominante de anís, contrastado y equilibrado por la mezcla perfecta de todas las demás hierbas, con un dulzor que varía según la receta y las dosis.

licor de hiervas de formentera
Licor de Hiervas de Formentera