Aguardiente Doncel de Palencia

Algo de historia del Aguardiente Doncel de Palencia

Hace más de 100 años que los Palentinos y las Palentinas disfrutan de un buen aguardiente de orujo. Hay quienes lo acompañaban para sobrellevar la dura jornada en el campo, otros para sobrellevar las bajas temperaturas de la meseta castellana, y los últimos, para degustar una bebida espirituosa que templara su ánimo en los meses de invierno.

Justo Doncel era uno de los vecinos de la provincia, que destilaba sus propios orujos en un alambique de cobre y se inició en la venta de dichos aguardientes, creando una forma de vida a partir de esa tradición centenaria.

Varios años después, Toribio Doncel, uno de sus hijos, recorría la provincia palentina en un carromato tirado por mulas recogiendo los hollejos de la uva para destilarlos.

Dicha tradición fue pasando de padres a hijos hasta llegar a Claudio Doncel, nieto Justo e hijo de Toribio. Claudio adaptó el negocio a los nuevos tiempos y a la normativa de las Administraciones, manteniendo el sistema de destilado.

Durante más de 30 años, Claudio fabricó aguardientes de excelente calidad y se inició en la elaboración de licores.

aguardiente doncel de palencia
Aguardiente Doncel de Palencia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *