Licor de Café de Lugo

Algo de historia de Licor de Café de Lugo

Tras una buena comida típica en la provincia de Lugo, y después del postre, que mejor que acabar con un buen licor de café, fabricado a base de granos de café, azúcar y aguardiente. Eso sí, tenemos que tener mucho cuidado con lo que queramos hacer después, no debemos pretender conducir, pues su graduación es bastante alta al llevar aguardiente, y puede subir rápidamente a la cabeza.

Aunque se dice que pudo nacer en países tropicales, en Galicia, y más en concreto en la provincia de Lugo, se lleva produciendo desde siempre.

Se produce a nivel empresarial en destilerías y bodegas, y con una etiqueta que asegura su calidad. Pero, además de este tipo de producción para venta, tradicionalmente, el licor café se producía en casas.

Hoy en día, se ha reducido la producción en casa, pero era muy típico y común, que cada una de ellas fabricara su propio licor café para después consumirlo o regalarlo a vecinos y amigos.

Y como cada casa tenía su propia receta, todos eran muy distintos.

licor de cafe de lugo
Licor de Café de Lugo

Ingredientes

Agua

1 litro aguardiente

500 gramos de azúcar

60 gramos de café en grano

Preparación

Pondremos el aguardiente en un recipiente que se pueda cerrar.

Prepararemos almíbar en un recipiente a fuego con agua y azúcar.

Cuando se enfríe, lo añadimos al aguardiente.

Trituraremos los granos de café con un molinillo y los añadiremos a la mezcla del aguardiente con el almíbar.

Taparemos el recipiente después de su elaboración y lo dejaremos 10 días a reposar, pero agitándolo a diario para que se mezclen bien los ingredientes.

El décimo día colaremos con un colador de tela, o con un paño fino en el colador.

Deberemos filtrarlo al menos dos veces, y después volver a cerrarlo en un recipiente hermético, con tapón.

Los siguientes seis meses, deberemos agitarlo una vez al día como mínimo, y, pasados estos meses, podremos consumirlo.

Deberemos recordar que el licor café mejora con su maduración, así que deberemos tener paciencia, no deberemos ser ansiosos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *