Pan de Cádiz

Algo de historia del Pan de Cádiz

El famoso Pan de Cádiz es uno de los postres más populares durante las navidades.

Hay quienes dicen que nació a finales del siglo XIX, cuando los franceses asediaron Cádiz, dejando a sus habitantes sin harina para fabricar el pan, cosa que les obligo a reinventarse preparando una masa de almendra como una buena opción para acompañar las comidas.

Con el tiempo, le fueron añadiendo condimentos y frutas hasta llegar a convertirse en del Pan de Cádiz que es hoy.

También hay quienes dicen que se llama así porque se elaboraba siempre para las tiendas de turrón y pasteles de esa ciudad.

pan de cadiz
Pan de Cádiz

Ingredientes para 2 panes

5 yemas de huevo

80 g de azúcar glas

600 g de mazapán natural

Confitura de cabello de ángel

Dulce de membrillo o manzana

Calabazate verde y rojo

Un huevo batido para el brillo

Preparación

El dulce de yema lo prepararemos batiendo las yemas con unas varillas en un cazo pequeño y añadiendo azúcar glas, tamizado previamente para que sea más fácil de incorporar.

Calentaremos a fuego medio-bajo, o al baño María hasta que espese y tenga la consistencia de unas natillas espesas. Cuando se enfríe estará más duro.

Pasaremos el dulce de yema a un cuenco con ayuda de una espátula, taparemos con papel film y dejaremos enfriar antes de usarlo.

El pan de Cádiz lo formaremos extendiendo el mazapán con un rodillo hasta que alcance entre 6 y 8 centímetros de grosor.

Cortaremos ocho planchas rectangulares de mazapán de 5×10 y 1/2 cm. El resto lo reservamos cubierto con papel film.

Pondremos una plancha de mazapán sobre un pliego de papel film y cubriremos con una plancha de dulce de membrillo. La cubriremos con otra plancha de mazapán.

Cubriremos la segunda capa de mazapán con la mitad del dulce de yema y con una tercera capa de mazapán.

Pondremos un poco de confitura de cabello de ángel encima y colocaremos tres barras de calabazate alternando el color.

Rellenaremos los huecos entre las barras de calabazate con más confitura de cabello de ángel.

Extenderemos el mazapán que nos ha sobrado hasta alcanzar por lo menos el mismo grosor de las planchas de mazapán. Cubriremos las capas rellenas y con una paleta alisadora vamos dándole forma y pegando la cobertura.

Cortaremos con una pequeña cuchilla el mazapán que nos sobre, lo usaremos para cubrir el pan que haremos después, y terminaremos de formar el pan de Cádiz.

Lo cubriremos con papel film, y con las manos lo moldearemos con cuidado y uniremos la base con la cobertura.

Lo destaparemos, lo pondremos sobre una hoja de silicona o papel de horno y le haremos varios surcos en forma diagonal con una brocheta.

Repetiremos el mismo proceso para hacer un segundo pan de Cádiz y los dejaremos secar por lo menos 24 horas. De ese modo se formará una costra seca y delgada en la superficie, y le aportará más firmeza.

Encenderemos el grill del horno a la temperatura más alta que tenga y los pincelaremos con huevo batido.

Los doraremos con la puerta del horno abierta.

Tardarán unos cuatro o cinco minutos, más o menos.

Retiraremos del horno y los dejaremos enfriar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *