Cuajada Granadina de Carnaval

Algo de historia de la Cuajada Granadina de Carnaval

Este postre tan tradicional en la provincia de Granada, es la mejor manera de poder aprovechar los polvorones que nos quedan después de las navidades.

Un elemento esencial para preparar esta cuajada, es la Fajalauza, que se trata de la bandeja de cerámica típica de Granada, donde se presenta dicha cuajada. Su nombre se debe a la puerta medieval de la ciudad de Granada que daba acceso al tradicional barrio de alfareros que llevan elaborando sus obras desde el siglo XVI. Esta cerámica granadina se caracteriza por sus colores azul y verde y por la reproducción de motivos vegetales y árabes.

Esta cuajada se puede encontrar en los escaparates de las pastelerías y panaderías de Granada durante los meses de enero y febrero.

Se cree que su nombre se debe a una expresión familiar que define una serie de productos perecederos como son los mantecados, debido a que llevan manteca de cerdo y se corría el riesgo de que ésta quedara rancia.

cuajada granadina de carnaval
Cuajada Granadina de Carnaval

Ingredientes

150 gr de Cabello de ángel.

12 mantecados.

1 paquete de sobaos o bizcochos de Soletilla.

Almíbar.

Canela molida.

Azúcar glas.

Crema pastelera.

Para el almíbar

5 cucharadas de azúcar.

½ litro de agua.

Para la crema pastelera

4 huevos.

200 gr de azúcar.

La cáscara de un limón.

1 l de leche.

Vainilla.

½ rama de canela.

100 gr de harina.

Preparación

Crema pastelera

Calentaremos en un recipiente la leche junto con la cáscara del limón y la canela.

Mientras calentamos la leche, en otro recipiente mezclaremos los huevos con el azúcar y la harina o maicena y unas gotas de vainilla o un toque de vainillina, hasta que no queden grumos.

Cuando la leche esté caliente (sin llevar a hervir) retiraremos el limón y la canela y añadiremos la mezcla a la leche.

Seguiremos calentando a fuego lento sin dejar de remover hasta que tengamos la textura de la crema. Una vez hecha la apartamos.

Machacaremos los mantecados con un tenedor.

Tomaremos un lebrillo, el típico de cerámica granadina, y cubriremos el fondo con una capa de los mantecados machacados.

Sobre ella pondremos una capa de cabello de ángel y sobre ésta una capa de bizcochos (si son sobaos los partimos por la mitad en horizontal para que queden más finos).

Emborracharemos los bizcochos con el almíbar que hemos preparado, sobre la capa de bizcochos emborrachados pondremos una capa de crema pastelera.

Volveremos a poner otra capa de mantecados, otra de cabello de ángel, otra de bizcochos emborrachados con el almíbar u otra de crema pastelera y, por último, otra capa de mantecados.

Para decorar, cubriremos toda la superficie con el azúcar glas y decoraremos con una granada dibujada con canela.

Pondremos en el frigorífico durante media hora y listo para comer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.