Rosquillas de Anís de Zaragoza

Algo de historia de las Rosquillas de Anís de Zaragona

Según muchos escritores, este dulce tradicional Español y más en concreto de la Provincia de Zaragoza, lo trajeron a nuestro país los Árabes en el siglo X, en la época en la que los mismos se asentaron en la Península, que en su momento tenían forma más bien de un buñuelo.

Ya antes de que llegaran a España, los árabes llevaban siglos preparándolos en sus países, donde su preparación consistía en freír una masa elaborada con trigo y cubrirlas con miel o salsas saladas.

Con el paso del tiempo, tanto la receta tradicional como la forma de estos dulces, fueron mejorando. Por una parte, vieron que la masa no se freía bien por el centro, por lo que decidieron hacerle un agujero.

Por otra parte, la elaboración contó, con el tiempo, con un ingrediente más: el huevo, que hacía que las rosquillas ganasen en firmeza y sabor.

rosquillas de anis de zaragoza
Rosquillas de Anís de Zaragoza

Ingredientes

1 vaso de anís

1 vaso de leche

1 vaso de aceite

1 vaso de azúcar

2 sobres y medio de levadura

3 huevos

1,1 kg de harina

Aceite de girasol para freír

Preparación

Separaremos las claras de las yemas y pondremos las claras a punto de nieve.

Echaremos en un bol las yemas con el azúcar y batiremos hasta conseguir una crema.

Añadiremos sin dejar de batir, el vaso de anís, el de leche, el de aceite y los sobres de levadura.

Incorporaremos a la mezcla anterior las claras a punto de nieve.

Una vez que tengamos todos los ingredientes mezclados, iremos incorporando la harina que necesite hasta que nos quede una masa consistente para poder trabajarla.

Extenderemos la masa sobre una superficie enharinada y amasaremos un poco e iremos haciendo las rosquillas.

Una vez que tengamos las rosquillas preparadas, pondremos a calentar el aceite a fuego medio.

Cuando el aceite empiece a calentar, iremos poniendo a freír las rosquillas hasta que veamos que están doradas.

Una vez acabadas de freír las pondremos en recipiente con papel de cocina para que se quite el aceite sobrante.

Por últimos, las introduciremos en un recipiente con azúcar para que queden bien untadas por ambas caras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *