Frixuelos Asturianos

Algo de historia de los Frixuelos Asturianos

Aunque no se sabe gran cosa de su origen, se cree que podrían haber comenzado a prepararse cuando la humanidad empezó a alimentarse con harina, ya que es su elemento principal, junto a la leche y los huevos.

La palabra aparece en el Antiguo Testamento de la Biblia “Si la oblación fuera de frisuelos fritos en sartén, será de flor de harina amasada con aceite, sin levadura” y Francisco Martínez Montiño, cocinero real de “los Felipes” -ocupó su puesto desde el reinado del II hasta el del IV-, incluyó en su libro de 1611 Arte de Cozina, Pasteleria, Vizcocheria y Conserveria una receta llamada “fruta de frisuelos”, que más o menos tiene que ver con lo que hoy se conoce. Son dos de las referencias más antiguas.

frixuelos asturianos
Frixuelos Asturianos

Ingredientes

200 gr. harina

4 huevos

500 ml. leche entera

Ralladura 1 limón

1 cda. coñac o de anís

2 cda. azúcar

Una pizca de sal

Azúcar para espolvorear

Aceite de oliva virgen extra suave

Preparación de la crema de los frixuelos

En un bol batimos los huevos y añadimos las dos cucharadas de azúcar. Continuamos batiendo hasta que este se haya integrado.

Incorporamos la cucharada de coñac, la leche, una pizca de sal y la ralladura de limón. Volvemos a batir para mezclar bien los ingredientes.

Añadimos la harina, poco a poco, al tiempo que seguimos batiendo con la ayuda de unas varillas.

Dejamos la masa en reposo durante unos 30 minutos. Así conseguimos que la harina abra, y nos quede una textura como de crema ligera.

La cantidad de frixuelos resultante dependerá del tamaño de la sartén que vayamos a utilizar.

Añadimos una gota de aceite a la sartén y, con un papel de cocina, lo extendemos por toda la superficie de la base.

Con una gotita es suficiente, sólo tenemos que cubrir la superficie con una finísima capa.

No es necesario una crepera, sólo una sartén normal que sea antiadherente, si no lo es, no podréis hacer los frixuelos porque se romperán al darles la vuelta.

Preparación final de los frixuelos y presentación

Cuando la sartén esté caliente añadimos una porción de la mezcla e, inclinando la sartén hacemos que cubra toda la superficie de la base de la sartén.

La cantidad para una sartén pequeña es, más o menos, un poco más de la mitad del volumen de un cucharón de cocina.

Dejamos, a temperatura medio alta, que se vaya haciendo el frixuelo.

Cuando vemos que los bordes empiezan a despegarse o tostarse, le daremos la vuelta y dejamos que se cocine 30 o 40 segundos más.

A medida que los vayáis preparando veréis el punto en el que está listo de forma muy fácil, no os preocupéis.

frixuelos en la sarten

Vamos colocando los frixuelos en un plato y espolvoreándolo con azúcar a medida que los vamos haciendo. Colocando unos sobre otros.

Repetimos la operación, mojando la sartén con una nueva gota de aceite cada vez que os pongamos con un nuevo frixuelo.

La forma tradicional de comerlos es enrollándolos y es aconsejable que estén calientes.

Además, también podéis rellenarlos de los productos que más os gusten.

Perfectos para servir como desayuno, merienda o postre final de una sobremesa acompañada de un rico licor.

frixuelos en el plato

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *