Torrijas de Cantabria

Algo de historia de las Torrijas de Cantabria

Se cree que la torrija fue un invento de los romanos. El gastrónomo Marcus Gavius Apicius, ya mencionaba en su recetario ‘De re coquinaria’ un plato denominado ‘pultes tractogalate’ (gachas guisadas con harina y leche) cuya elaboración es cercana a la torrija actual.

En la Edad Media el arte y saber de la cocina estaba en los conventos. Allí las monjas, durante los días de abstinencia, aprovechaban el pan duro, bañándolo en miel y leche.

La primera vez que un término parecido a ‘torrija’ apareció escrito fue en un texto del poeta y autor teatral salamantino Juan del Encina (1468-1533).

Según La Real Academia Española la Torrija es una «Rebanada de pan empapada en vino o leche y rebozada con huevo, frita y endulzada». En Cantabria se las llama de forma indistinta torrejas y torrijas, como en muchos lugares de nuestro país, o tostadas de Navidad.

Cantabria también se diferencia de otras regiones de España en la época preferente de consumo, pues si en el resto del país se consumen en Pascua de Cuaresma, en Cantabria se consumen en Navidad y sobre todo, en los postres de Nochebuena y Nochevieja, en los desayunos de los días de Navidad o de Año Nuevo y en la comida del mediodía, los días 25 de diciembre y 1 de enero.

torrijas de cantabria
Torrijas de Cantabria

Ingredientes para 4 personas

1 barra de pan del día anterior

3 dl de leche fresca

3 huevos frescos

1 rama de canela

Ralladura de 1 limón

3 dl de aceite de oliva virgen extra

100 gr de azúcar

Azúcar glass

Preparación

Cortaremos el pan en rebanadas un poco gruesas.

Calentaremos en un cazo la leche con la canela, el azúcar y la raspadura de limón.

Dejaremos hervir unos minutos, retiraremos y dejaremos enfriar.

Batiremos los huevos como para tortilla, pasaremos las rebanadas de pan por la leche azucarada, las escurriremos y las pasaremos por los huevos batidos.

Tendremos preparada al fuego una sartén con aceite caliente. Freiremos las torrijas, dejándolas doradas por los dos lados y las escurriremos bien.

Las pasaremos por un plato que tenga azúcar glass, y las serviremos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *