Miguelitos de Albacete

Algo de historia de los Miguelitos de Albacete

Los Miguelitos de Albacete son unos pastelitos típicos de la provincia de Albacete, preparados a base de fino hojaldre y rellenos de crema, chocolate o chocolate blanco y espolvoreados con azúcar glacé.

Se suelen comer después de las comidas, acompañados de café, orujo de miel o sidra.

La historia nos dice que Manuel Blanco López, vecino del municipio de roda, provincia de Albacete, creo este dulce en los años 1960. Se lo dio a probar a su mejor amigo, Miguel Ramírez, al cual se le conocía popularmente como Miguelito. Dicho pastelito le gusto tanto a Miguelito que iba continuamente a ver a su amigo Manuel para que le diera más pastelitos.

Un día se le ocurrió a Miguelito preguntarle a Manuel si le había puesto nombre a dicho dulce, Manuel le respondió que no, pero que, ahora que lo decía, lo llamaría Miguelito, como su mejor amigo.

A pesar de que los miguelitos fueron creados en los años 1960, no fue hasta el año 2000 cuando se creó la Asociación de Productores de Miguelitos de La Roda y se solicitó la patente de estos. Aun así, hasta 2015 no se consiguió que el Ministerio de Industria, Energía y Turismo les diera el título de registro de marca.

Miguelitos de albacete
Miguelitos de Albacete

Ingredientes

1 plancha de hojaldre cuadrada

Azúcar glass para decorar

1 cda. miel

½ cda. agua

250 ml. leche entera

20 gr. fécula de maíz, Maicena

1 palito de canela

La piel de un limón y una naranja

50 gr. azúcar

1 huevo

Preparación del relleno de crema para los miguelitos

Primero se prepara la crema pastelera, para lo que diluiremos la fécula de maíz en 50 ml. de leche y los reservamos.

En un recipiente hondo batiremos el huevo con el azúcar hasta que haga espuma. Una vez batido, lo reservamos.

Ponemos a calentar en un recipiente el resto de la leche con las pieles del limón, la naranja y el palito de canela.

Cuando comience a hervir, apartamos el recipiente del fuego y pondremos el huevo batido con azúcar.

Mezclaremos bien y volveremos a colocar el recipiente en él fuego, poniendo la fécula de maíz y retirando las pieles de limón, naranja y el palito de canela.

Seguiremos removiendo en todo momento a fuego medio, cocinando la crema mientras se va espesando.

Cuando vuelva a hervir retiraremos del fuego y seguiremos removiendo unos minutos más hasta que quede una crema homogénea y sin grumos.

Verteremos la crema pastelera en un bol ancho y removeremos periódicamente hasta que se haya enfriado.

Es importante que removamos la crema de vez en cuando para que no forme una costra dura en la superficie mientras se enfría.

Si vertemos la crema en un bol ancho, ayudará a que la crema se enfríe antes.

Una vez que la crema esté fría la taparemos con papel film de forma que este quede en contacto directo con la crema.

Podremos prepararla con antelación al día en que nos vayamos a poner a preparar los miguelitos siempre que la guardemos en la nevera.

Preparación y horneado de los miguelitos.

Prepararemos el hojaldre extendiendo la plancha, que deberá ser cuadrada para poder aprovechar toda la plancha y preparar todas las piezas iguales.

Una vez tengamos extendida la plancha de hojaldre, la dividiremos en porciones iguales.

Previamente habremos calentado el horno a 200ºC.

Pondremos papel sulfurizado en una bandeja apta para hornos.

Pondremos las piezas de hojaldre en la bandeja y las pondremos al horno durante 15 minutos.

Una vez horneadas las retiraremos y las dejaremos enfriar sobre una rejilla antes de rellenarlas.

Cuando los hojaldres estén bien fríos prepararemos la crema retirándola del frigo y batiéndola de nuevo para que quede homogénea.

Montaje de los miguelitos de crema.

Rellenaremos una manga pastelera o una simple bolsa de plástico a la que le cortaremos la punta.

Abriremos los hojaldres por la mitad, con la ayuda de un cuchillo de sierra y mucho cuidado.

Rellenaremos cada pastelito con crema pastelera y colocamos encima la tapa a modo de bocadillo.

Preparamos el almíbar calentando en el micro hondas la miel con un poquito de agua.

Con un pincel de cocina pintaremos la superficie de nuestros miguelitos con el almíbar.

Por último, iremos colocando en la fuente de servir y espolvoreamos con abundante azúcar glass.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *