Panecillos Dulces de Hellín

Algo de historia de lo Panecillos Dulces de Hellín

Los Panecillos Dulces de Hellín son un postre muy típico de la provincia de Albacete, más en concreto, como su nombre indica, de la localida de Hellín.

Se trata de unos dulces que han ido pasando de generación en generación, como muchos de esta y otras regiones españolas, se suelen preparar más bien durante la época de Semana Santa, aunque, evidentemente, se pueden comer durante todo el año.

Panecillos Dulces de Hellín
Panecillos Dulces de Hellín

Ingredientes

1 limón.

1 naranja.

0,5 l de agua.

5 clavos de especia.

Piñones.

1 rama de canela.

250 gr de azúcar.

300 gr de pan rallado.

2OO ml de aceite de oliva virgen extra.

6 huevos.

Preparación

Le quitaremos las pieles al limón y a la naranja, intentando que quede lo mínimo de la parte blanca.

Pondremos el agua en un cazo junto con la rama de canela.

Añadiremos el azúcar, 5 clavos y un puñado de piñones.

Calentaremos el agua para hacer un almíbar, dejándolo a fuego lento, esperando a que hierva y manteniendolo entre 15 y 20 minutos hirviendo.

Mientras tanto, prepararemos los panecillos, batiendo 6 claras de huevos y 4 yemas hasta que queden al punto de nieve, en cuyo momento añadiremos el pan rallado e iremos envolviendo con una espátula de abajo arriba, poco a poco, para que no pierdan el aire y queden más esponjosos.

Dejaremos respirar durante 5 minutos.

Pondremos el aceite a calentar, pondremos un trocito de masa flotando pequeño y cuando veamos que comienza a burbujear, ya tenemos la temperatura.

Mejor freír a fuego bajo para controlarlos mejor y que no se quemen.

Se hacen muy rápido son casi un vuelta y vuelta.

No pondremos muchos de golpe a freír, pues si no, quedarán uno negro y otro blanco.

Una vez fritos, los sacaremos y los dejaremos en un papel de cocina para que absorba el exceso de aceite.

Una vez terminado el almíbar, pondremos los panecillos en el cazo y dejaremos que se cuezan durante unos 15 minutos.

Los dejaremos enfriar a temperatura ambiente y los meteremos en la nevera tapados, sin sacarlos del almíbar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.