Yemas de Santa Teresa de Ávila

Algo de historia de las Yemas de Santa Teresa de Ávila

Se dice que las auténticas Yemas de Santa Teresa se comenzaron a elaborar en 1860, en la pastelería “La Dulce Avilesa”, cuando su fundador Isabelo Sánchez las creó y las llamó así en honor a Santa Teresa de Jesús.

A día de hoy, la pastelería se llama “La Flor de Castilla”, y sigue produciendo de manera artesana cada día las auténticas Yemas de Santa Teresa, siguiendo la receta tradicional que se ha transmitido de padres a hijos durante generaciones.

Se elaboran únicamente con yema de huevo y azúcar, y se redondean a mano una por una en bolas de aproximadamente 2cm de diámetro, de ahí que ninguna Yema de Santa Teresa sea igual a otra, a diferencia de las elaboradas en otras fábricas que suelen ser iguales.

yemas de santa teresa de avila
Yemas de Santa Teresa de Ávila

Ingredientes

100 g de azúcar

8 yemas de huevo

50 ml de agua

100 g de azúcar glace para rebozar

Azúcar para rebozar

Preparación

Primero prepararemos el almíbar vertiendo el agua y el azúcar en un recipiente hondo y llevando a punto de ebullición hasta conseguir un almíbar espeso y a punto de hebra, con unos minutos será suficiente.

Mientras se va preparando el almíbar, separaremos las claras de las yemas de los huevos y pasaremos las yemas por un colador para que queden lo más finas posibles.

Cuando el almíbar esté a punto de acabarse, pondremos las yemas de huevo en otra sartén.

Una vez que el almíbar esté completamente listo, lo sacaremos del fuego y lo iremos vertiendo poco a poco en forma de hilo, en la sartén donde habremos puesto las yemas, removiendo en todo momento con una cuchara de madera.

Una vez tengamos toda la mezcla en la sartén, pondremos la sartén a fuego muy lento e iremos removiendo lentamente durante unos 15 o 20 minutos.

Seguiremos revolviendo la mezcla hasta que se cuaje. La mezcla estará lista cuando comience a despegarse de las paredes del recipiente.

Verteremos la mezcla en un bol y la pondremos en la nevera durante 1 hora.

Una vez que la mezcla este fría, sacaremos trocitos de la mezcla con una cuchara para formar las bolitas de yema, pasarlas por azúcar glace y azúcar normal y las colocaremos en pequeños moldes de papel.

Servir con un licor, café o té.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *