Postre de Las Candelas de Palencia

Algo de historia del Postre de Las Candelas de Palencia

Dice la leyenda que un panadero de Palencia tenia un leño que no ardía, así que se decidió a tirarlo a la calle. Poco después de haber lanzado el leño a la calle, apareció la imagen de la virgen de las Candelas, cosa que hizo que le dieran su nombre a esa calle.

A partir de ese día, y para festejar dicha aparición, tuvieron la idea de este postre que, aunque no lleva muchos años funcionando, siempre ha tenido gran aceptación y se encuentra en todas las pastelerías de Palencia.

Se trata un dulce de nata y yema de textura blanda, suave y esponjosa, con una superficie de yema quemada y con forma rectangular variable y se presenta en bandeja de aluminio.

postre de las candelas
Postre de Las Candelas de Palencia

Ingredientes

Bizcochos de soletilla

1/2 copita de coñac

azúcar

nata montada

Crema pastelera

250 ml leche

50 gr azúcar

20 gr maicena

1 huevo

1/2 vaina vainilla

cáscara de limón

1 nuez de mantequilla

Yema pastelera

150 gr de yema de huevo

150 gr de azúcar

75 gr de agua

Jarabe

1 vasito de agua

2 vasitos de azúcar

Preparación

Prepararemos el jarabe hirviendo el agua con el azúcar hasta que alcance 105ºC y retirando del fuego cuando la temperatura baje a 80ºC.

Cuando acabemos de preparar el jarabe, los verteremos sobre las yemas sin dejar de remover con una varilla.

Pondremos la mezcla de nuevo al fuego, batiendo con cuidado de que no se pegue en los lados y coceremos a temperatura media hasta que tenga la densidad adecuada, momento en el que lo retiraremos del fuego y verteremos en un recipiente grande para que se enfríe, removeremos de vez en cuando para que no forme telilla en la parte superior.

Mezclaremos 375 gr. de crema pastelera con 125 gr. de nata montada y un chorrito de coñac.

Extenderemos una capa fina de la mezcla sobre el fondo de la bandeja y colocaremos una capa de bizcochos de soletilla. Con la ayuda de un pincel de cocina empaparemos los bizcochos con una mezcla de jarabe y coñac.

Pondremos otra segunda capa de crema y después otra de bizcochos que volveremos a empapar, por último, extenderemos una capa de yema pastelera y sobre ésta, azúcar en grano que quemaremos con la pala caliente.

Por último, formaremos una cenefa de nata rizada en forma de avellanitas alrededor del postre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *