Perrunillas de Salamanca

Algo de historia de las Perrunillas de Salamanca

Las Perrunillas son uno de los postres más tradicionales de la provincia de Salamanca, aunque también es verdad que en otras provincias de España también son muy tradicionales, cada una con sus diferentes características.

Si bien es verdad que lo correcto es decir perrunillas, en dicha provincia llamaban perronillas, diminutivo de perruna, una torta que se le daba a los perros durante la trashumancia hechas con harina sin tamizar.

Este dulce típico se hacía en las casas cuando había alguna celebración como la navidad o las fiestas patronales de los pueblos. En todos los rincones de la provincia encontraremos este dulce y antiguamente se hacían en los hornos de leña, aunque en los años 1960 pocas casas tenían este tipo de hornos, por lo que tenían que ir a casa de la vecina que tuviese o al panadero.

Perrunillas de Salamanca
Perrunillas de Salamanca

Ingredientes para unas 9 unidades

225 gr de harina de trigo.

75 gr de azúcar.

125 gr de manteca de cerdo.

2 huevos.

65 gr de almendra molida.

Un pizca de sal.

Canela en polvo al gusto.

La ralladura de medio limón.

9 almendras crudas y peladas.

Preparación

Derretiremos ligeramente la manteca.

En un bol, batiremos la manteca con el azúcar, añadiremos las yemas de los huevos y mezclaremos bien.

Añadiremos la ralladura del limón y volveremos a mezclar bien.

Añadiremos la almendra molida y volveremos a mezclar bien.

Por último, añadiremos poco a poco la harina, la sal y la canela previamente tamizadas y mezclaremos bien.

Amasaremos toda la masa hasta que no se pegue en las manos.

Haremos una bola, la pondremos en un bol, cubierta con plástico film y la dejaremos reposar en la nevera durante unos 30 minutos.

Pasado el tiempo, sacaremos la masa de la nevera y formaremos bolas de unos 45 – 50 gr.

Las aplastaremos ligeramente y las pondremos en una bandeja de horno forrada con papel de horno.

Las untaremos con clara de huevo batida, las espolvorearemos con azúcar y le pondremos a cada una de ellas, una almendra bien hidratada para que no se quemen en la cocción.

Precalentaremos el horno a 180ºC y las dejaremos unos 15 minutos, dependiendo del tipo de horno.

Una vez pasado el tiempo, las sacaremos y las dejaremos enfriar encima de una rejilla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.