Rosquillas de Palo Segovianas

Algo de historia de las Rosquillas de Palo Segovianas

Las Rosquillas de Palo Segovianas son uno de los postres más tradicionales de dicha provincia.

Dichas rosquillas tienen mucha popularidad en toda Segovia. Su fabricación de forma artesanal se encuentra en escritos del siglo XVII, según testimonio del párroco de Remondo, localidad de Segovia. Insignia de la Cofradía de la Santa Cruz, la cual se confeccionaba con motivo de la fiesta de la Cruz.

Al día de hoy, su elaboración sigue respetando la tradición, pudiendo admitir variantes según el repostero que la prepare.

Las podemos encontrar con diferentes formas y tamaños, siendo la más común la redondeada en forma de donut, de unos 12 cm de diámetro.

Su textura es dura y quebradiza, conocidas también como rosquillas trancalapuerta difíciles de tragar, consignando un sabor acentuado a anís, y algo insípidas de azúcar.

rosquillas de palo de segovia
Rosquillas de Palo Segovianas

Ingredientes

1.200 gr de harina de trigo.

5 huevos.

5 yemas.

165 gr de aguardiente.

130 gr de manteca de cerdo.

300 gr de azúcar.

25 gotas de esencia de anís.

Preparación

En un recipiente hondo, batiremos los huevos, las yemas y el azúcar hasta que el azúcar se disuelva por completo.

Añadiremos la mitad de la harina, amasaremos durante un minuto, agregaremos la manteca, el aguardiente y la esencia de anís y continuaremos amasando al mismo tiempo que vamos añadiendo el resto de la harina.

Una vez conseguida una masa semidura que no se nos pegue en las manos, dejaremos reposar 30 minutos.

Cogeremos trozos pequeños de masa, según queramos que sean de grandes las rosquillas.

Los amasaremos ligeramente, dándoles forma de rosquilla y las pintaremos con huevo batido para darles brillo.

Las pondremos al horno a 200ºC, con calor arriba y abajo, durante 25 minutos.

Cuando estén bien doraditas las sacamos del horno y las dejamos enfriar sobre la rejilla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.