Suspiros de Segovia

Algo de historia de los Suspiros de Segovia

Los suspiros de Segovia son unos bollos muy tradicionales en la provincia de Segovia, que están preparados por una masa azucarada con una forma muy irregular por fuera.

No se sabe bien cuando se empezaron a preparar, lo que si se sabe es que es una receta que paso de madres a hijas durante muchas generaciones. Hoy por hoy, se siguen elaborando de la misma manera que al principio.

Hoy en día, se siguen preparando suspiros de Segovia en casi todas las panaderías y pastelerías de la provincia.

Suspiros de Segovia
Suspiros de Segovia

Ingredientes

12 yemas de huevo.

½ kg de harina de trigo.

350 ml de aceite de oliva virgen extra.

3 copas de aguardiente.

Zumo de 1 limón.

1 cucharada de coñac.

3 cucharadas de azúcar.

½ cucharada de bicarbonato.

Azúcar glass.

Preparación

Precalentaremos el horno a 175ºC.

Separaremos las yemas de las claras y batiremos las yemas con el azúcar y el aceite, hasta que obtengamos una textura cremosa.

A continuación, añadiremos el aguardiente, el zumo de limón, el coñac, el bicarbonato y la harina, que incorporaremos lentamente, mientras vamos removiendo continuamente, para obtener una masa fina y cremosa.

Realizaremos unas pequeñas bolas con una cuchara sopera, que pondremos sobre una placa de horno, previamente protegida con papel de horno engrasado.

Acto seguido, introduciremos la placa en el horno y la llevaremos a cocción durante unos 15 minutos aproximadamente.

Una vez que haya adquirido un color ligeramente dorado, las sacaremos del horno y espolvorearemos con azúcar glass.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *