Paciencias de Almazán

Algo de historia de las Paciencias de Almazán

Las Paciencias de Almazán son un dulce muy tradicional en la provincia de Soria, más en concreto, en la localidad de Almazán, de donde son originarias.

Se trata de una especie de galleta preparada con harina de trigo, azúcar, esencia de limón y claras de huevo.

Se cree que su origen se debe a la necesidad de reutilizar las claras de huevo que sobraban al preparar las conocidas yemas de Almazán.

Su nombre procede, primero de la paciencia que hay tener para comerlas, ya que lo ideal es dejar que se deshagan en la boca con la propia saliva. Es por esto que muchas personas las comparan con los caramelos. Segundo, por la paciencia que había tener para prepararlas. Preparar una a una con manga pastelera es un trabajo que lleva su tiempo.

paciencias de almazan
Paciencias de Almazan

Ingredientes

150 gr de harina de trigo.

150 gr de azúcar.

Ralladura de un limón.

Esencia de vainilla.

1 huevo.

2 claras de huevo.

Preparación

Batiremos las claras a punto de nieve hasta que tengan una consistencia firme.

Cuando las claras estén bien batidas, añadiremos el huevo entero y mezclaremos enérgicamente hasta que quede todo bien integrado.

Añadiremos los 150 gr de azúcar, batiendo sin parar durante unos 5 minutos con las varillas eléctricas, hasta que doble su tamaño y quede una salsa esponjosa.

Añadiremos la ralladura de limón y la esencia de vainilla y seguiremos mezclando bien.

Añadiremos la harina bien tamizada para que no quede ningún grumo.

Mezclaremos la harina con una espátula para conseguir esponjosidad para esta masa.

Será una mezcla fina muy sencilla, pero llena de sabor. En el momento en que estará la masa homogénea estarán listas.

Para darles forma a estas paciencias utilizaremos una manga pastelera que nos asegurará unas formas más uniformes.

Precalentaremos el horno a 180ºC.

Forraremos la bandeja de horno con papel vegetal para que no se pegue la masa.

Verteremos una cantidad similar de masa con forma redonda, o ligeramente ovalada, dejando un poco de espacio entre ellas.

Introduciremos las galletas en el horno durante unos 10 minutos, hasta que veamos que estén listas, en cuyo momento las sacaremos y las dejaremos enfriar.

Se pueden conservar unos días perfectamente y son ideales para el desayuno o la merienda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.