Borregos de Cardedeu

Algo de historia de los Borregos de Cardedeu

Los Borregos de Cardedeu son un dulce de masa de brioche, muy tradicional en la localidad de Cardedeu, en la provincia de Barcelona, que se elaboran desde el siglo XVIII, a partir del año 1770.

Es una receta con un sabor de anís que se puede tomar tanto de postre, como de desayuno o de merienda.

Para disfrutar bien de dicho dulce, lo mejor es comerlo mojado en moscatel o leche frita, y consumir con moderación.

borregos de cardedeu
Borregos de Cardedeu

Ingredientes

Para la masa madre

250 gr de harina de fuerza.

170 ml de agua.

20 gr de levadura fresca de panadero.

Para la masa

280 gr de harina de fuerza.

125 gr de azúcar.

7 gr de sal.

75 gr de mantequilla.

2 huevos.

20 ml de anís dulce.

30 gr de matalahúga.

Preparación

Pondremos el agua, la harina tamizada y la levadura en un bol, para preparar la masa madre.

Amasaremos con una espátula o cuchara y, cuando se despegue de las paredes del bol, la depositaremos en la mesa de trabajo y acabaremos amasando con las manos durante tres o cuatro minutos.

Haremos una bola y la guardaremos en el bol tapada hasta que doble su volumen, sobre unos 45 minutos.

En el bol donde tenemos la masa madre, pondremos la harina, el azúcar, la sal, la mantequilla a punto de pomada, los huevos, el anís y la matalahúga y amasaremos con las manos durante unos 15 minutos, hasta que la masa quede consistente.

Sacaremos la masa del bol y le daremos unas vueltas levantando la masa y doblándola varias veces. Haremos una bola que depositaremos en el bol previamente untado con un poco de aceite. Taparemos con papel film y dejaremos que doble su volumen.

Untaremos la mesa de trabajo con un poco de aceite y cortaremos la masa en 2 trozos. Le daremos forma de barrote, estirando un poco la masa y dándole una forma cilíndrica.

Depositaremos los 2 barrotes bien alargados en una bandeja de horno con papel de hornear. Los guardaremos tapados con un paño en un sitio cerrado que no le dé el aire, por ejemplo, dentro del horno apagado, hasta que vuelva a doblar el volumen.

Una vez fermentados, los pintaremos con una mezcla bien batida a partes iguales de agua y aceite.

Precalentaremos el horno arriba y abajo a 200º C y, cuando pongamos los barrotes en el horno, lo bajaremos a 180º y hornearemos durante unos 25 minutos. Deberán quedar un poco dorados, pero blanditos.

Dejaremos enfriar durante unas 12 horas en una rejilla.

Cuando estén bien fríos, cortaremos rebanadas de 1 cm o un poco más, que volveremos a poner en la bandeja de horno para tostarlas, para lo cual, precalentaremos el horno a 200º por arriba y abajo y tostaremos durante unos 9 minutos. Las daremos la vuelta para tostarlas del otro lado hasta que se vean dorados.

Sacaremos del horno y dejaremos enfriar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.