Crema Catalana de Barcelona

Algo de historia de la Crema Catalana de Barcelona

La Crema Catalana es también conocida como crema quemada, o simplemente Crema, como se la conoce en Cataluña. Se trata de un postre muy típico de la cocina catalana que consiste en una crema pastelera con base en yema de huevo cubierta de una capa de azúcar caramelizado en su superficie que le da un contraste crujiente.

Aparece documentada en la literatura catalana y en los recetarios medievales catalanes como, Libre de Sent Soví del siglo XIV y Llibre del Coch del siglo XVI.

A pesar de ser una evolución de las clásicas natillas, que ya existían en Roma siglos antes de Cristo, se considera uno de los postres más antiguos de Europa.

crema catalana
Crema Catalana de Barcelona

Ingredientes

5 yemas de huevo

600 ml de leche entera

25 g de harina fina de maíz (Maizena)

100 g de azúcar

La piel de medio limón y rama de canela

30 g de azúcar

Preparación

Ponemos en un recipiente al fuego unos 300 ml de leche con la rama de canela y la piel de limón.

Lo coceremos hasta que esté casi hirviendo, en cuyo momento lo retiraremos y lo dejaremos reposar al menos durante una hora.

Pondremos en otro recipiente las yemas y el azúcar, mientras en otro recipiente parecido, mezclaremos con ayuda de una batidora el resto de la leche con la maizena.

Después juntaremos las dos mezclas, las yemas y el azúcar mezclados a la mezcla de la leche y la maizena y seguiremos mezclando.

A continuación, añadiremos la leche caliente mientras la removemos a la vez que lo iremos colando para evitar que queden restos de rama de canela y de piel de limón.

Pondremos la mezcla en un nuevo recipiente y lo pondremos al fuego si dejar de remover con un cucharón, hasta que este un poco espeso.

Seguiremos removiendo para que no se pegue, hasta que veamos que queda como una crema.

Pondremos la mezcla cremosa en los recipientes donde se vaya a servir, dejándolos tapados con papel film transparente hasta que coja temperatura ambiente.

Finalmente, la dejaremos enfriar en la nevera durante unas tres o cuatro horas como mínimo.

Cuando la crema esté cuajada, echaremos en el recipiente la capa de azúcar de deseemos y la quemaremos con ayuda de un soplete hasta lograr una buena presentación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *