Chucho de Gerona

Algo de historia de los Chuchos de Gerona

Dice la historia que un acróbata conocido en Gerona por participar en algunas de las tradiciones de la provincia, se enamoró de la hija de un pastelero del pueblo. Dicho pastelero estaba en contra de esa relación.

El acróbata, que no hacia caso del pastelero, fue a ver a su amada a la pastelería aprovechando que el pastelero no estaba. El padre de la joven llegó a la pastelería antes de tiempo, y el acróbata se vio obligado a esconderse en un saco de harina para no ser descubierto.

La harina que quedaba en el saco le hizo estornudar, cosa que dio nombre al postre.

A causa del estornudo el pastelero descubrió al acróbata en el saco de harina.

Como muestra de su arrepentimiento, el acróbata le prometió al pastelero que le daría la receta de un dulce tan delicioso que se le reconocería en toda la provincia de Gerona, a cambio de poder casarse con su hija.

Otra historia dice que el chucho pudo nacer en Girona haya en el año 1920, después de que un repostero francés enseñara al famoso pastelero catalán Emili Puig como crear un dulce llamado Chou à la crème, lo que sirvió de inspiración a Emili Puig para crear el chucho Gironés.

En fin, un dulce con dos posibles historias.

chuchos de gerona
Chuchos de Gerona

Ingredientes chuchos

1.2 kg. de harina

50 gr. de levadura fresca

2 huevos

7 g. de sal

100 gr. de mantequilla

50 gr. de azúcar

750 gr. de leche

Ingredientes crema

0,5 l de leche

80 gr. de azúcar

6 yemas

1 vaina de vainilla

40 gr. de Maicena

Preparación crema

Poner la leche con la vainilla en un recipiente y calentar a temperatura media.

Mientras la leche se calienta, poner en un cuenco grande el azúcar, las yemas y la maicena, mezclando todo bien para que los ingredientes queden bien mezclados.

Cuando la leche y la vainilla hiervan, retirar el recipiente y verter la leche en el envase de la mezcla de azúcar y las yemas.

Remover bien todo y volver a poner la preparación en el recipiente a fuego lento.

Batir con unas varillas hasta que quede espeso.

Verter la crema en un recipiente de plástico amplio y cerrarlo con film transparente para que no haga costra.

Preparación del chucho

Poner la harina en forma de volcán y poner la sal y el azúcar.

Desmenuzar la levadura fresca y mezclar.

Añadir los huevos e incorporar la leche en dos fases.

Trabajar la masa hasta que quede bien homogénea, una masa fina y elástica.

Cuando se vea que no se queda enganchada en los dedos, querrá decir que está lista.

Envolver en film y dejar reposar durante 15 minutos para que doble su volumen.

Incorporar la mantequilla a la bola de masa, darle un poco de forma de cruz.

Trabajar un poco hasta que se consiga que se fusione con la masa, en cuyo momento estará lista para estirar con el rodillo, en forma de rectángulo y darle tres pliegues (como se hace con los croissants).

Volver a estirar para que quede fina (entre 8-10 mm).

Cortar la masa en forma de triángulo como si se hicieran croissants.

En cada triángulo y con ayuda de una manga pastelera rellenar con crema pastelera, enrollar y colocar en una bandeja hasta que doblen su volumen (fermentación).

Preparar una sartén con aceite de girasol y freírlos con aceite bien caliente.

A continuación, sólo quedará rebozarlos con azúcar al gusto.

Esta receta queda una delicia, muy esponjosos y sabrosos. Buen provecho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *