Buñuelos de Calabaza de Alicante

Algo de historia de los Buñuelos de Calabaza de Alicante

Según dice la historia, antes de que nacieran las fallas Valencianas como tal, los carpinteros pedían permiso al Ayuntamiento de turno para llevarse los sobrantes de madera, trastos y muebles a la calle, para quemarlos en una hoguera el Día de San José.

Estas primeras hogueras, hicieron que se concentrara cada vez más gente a su alrededor, lo que consiguió que se empezaran a crear los primeros monigotes que representaban personas físicas y críticas a problemas sociales de aquel momento, en pleno siglo XVIII.

Los vecinos se reunían alrededor de aquellas fallas en una fiesta donde las mujeres decidieron poner su parte y crear buñuelos de viento para alimentar a los presentes. Aunque hay que decir que la calabaza llego años más tarde.

buñuelos de calabaza de alicante
Buñuelos de Calabaza de Alicante

Ingredientes

300 g de calabaza.

150 g de harina normal.

6 g de levadura de panadero.

Caldo de hervir la calabaza.

Aceite de girasol (1 cucharada sopera)

Preparación

Cortamos la calabaza en trozos y la ponemos a hervir en agua.

Una vez hervida, sacaremos la calabaza del agua y la escurriremos bien, el agua lo dejaremos reservado. Dejaremos enfriar la calabaza.

Chafaremos la calabaza con la ayuda de un tenedor y añadiremos un poco de harina y un poco de agua de la que habíamos reservado de la cocción.

Desharemos la levadora y la mezclaremos bien con la calabaza.

Una vez tengamos todo bien mezclado, colocaremos el resto de la harina y, en caso de ser necesario, pondremos más agua, hasta que quede una textura de papilla espesa.

Debe quedar un poco pegajosa.

Esperaremos hasta que la levadura haya actuado doblando su volumen.

Calentamos el aceite de girasol bien fuerte y freímos los buñuelos con la cantidad aproximada que cabe en una cuchara sopera.

Dejamos que se doren bien y damos la vuelta en el aceite para que se hagan bien por el otro lado. Se habrán hinchado y estarán crujientes por fuera y la harina bien frita por dentro.

Sacamos y escurrimos bien el aceite sobrante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *