Fardelejos de La Rioja

Algo de historia de los Fardelejos de La Rioja

El fardelejo es un dulce de bollería de origen árabe muy típico en la provincia de La Rioja.

Comenzó a producirse en la localidad de Arnedo en los siglos IX y X.

Es un recubrimiento de hojaldre muy fino con un relleno semejante al mazapán, aunque mucho más ligero.

Su composición incluye huevo, almendras molidas, ralladura de limón y azúcar. Se sirve recubierto de azúcar glasé y su forma rectangular con borde en relieve lo caracteriza.

Es un dulce muy típico de las fiestas populares y patronales, se suele consumir como desayuno o postre.

La costumbre es que se produzcan en Arnedo, y son ampliamente reconocidos como repostería riojana además de comercializarse en toda la provincia como producto típico.

fardelejos de la rioja
Fardelejos de La Rioja

Ingredientes para 12 unidades

75 gr de azúcar (para el relleno)

6 – 8 tiras de piel de limón (para el relleno)

3 huevos (para el relleno)

200 gr de almendra molida (para el relleno)

50 gr de harina (para el relleno)

2 láminas de hojaldre rectangulares

Aceite para freír

Azúcar glas para espolvorear

Preparación

Trituramos el azúcar con las pieles de limón para que queden muy finos.

En un recipiente hondo batimos los huevos con la mezcla de azúcar y limón hasta que quede una masa que blanquee.

Si lo hacemos con Thermomix, pulverizamos el azúcar y el limón 30 seg/vel 10. Bajamos los restos de las paredes, ponemos la mariposa, añadimos los huevos y batimos 4 min/37º/vel 3 y a continuación 4 min/vel 3.

Añadimos la almendra molida y la harina y volvemos a mezclar hasta conseguir una pasta uniforme. En la Thermomix, agregamos la almendra molida y la harina y mezclamos 10 seg/vel 4, quitamos la mariposa y terminamos de mezclar con la espátula.

Ponemos el relleno en una manga pastelera y lo reservamos.

Extendemos las láminas de hojaldre, las estiramos con el rodillo para que queden más finas y cortamos 6-8 rectángulos en cada una de ellas.

En el centro de cada rectángulo ponemos un poco de relleno, dejando en los extremos unos 2 cm libres de masa.

Pintamos los bordes con agua y doblamos la masa sobre el relleno a modo de empanadilla. Con el canto de la mano, presionamos la masa alrededor del relleno y marcamos con las púas de un tenedor para que quede bien sellado.

Calentamos aceite en una sartén y freímos los fardelejos hasta que estén dorados.

Dejamos escurrir sobre papel de cocina, espolvoreamos de azúcar molido y servimos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *