Bizcocho Guitiriz de Lugo

Algo de historia del Bizcocho Guitiriz de Lugo

Antiguamente, cuando los viajes en coche no eran tan rápidos y cómodos como en la actualidad, y los conductores debían realizar largos recorridos llenos de curvas y de camiones lentos, muchas carreteras pasaban por pueblos en los que la atención a los viajeros era un buen complemento para la actividad económica habitual de dicha población.

Los conductores conocían perfectamente dónde repostar combustible, dónde hacer una parada y, también, dónde comprar productos que en ningún otro lugar se podían comprar.

Por historia y atractivos, Guitiriz es mucho más que eso, ya que uno de sus productos gastronómicas que no puede faltar entre las adquisiciones de quienes atraviesan la antigua N-VI (o la actual A-6) entre Lugo y A Coruña es, la torta de maíz.

Se trata de un bizcocho denso, contundente, esponjoso y de sabor muy dulce, que puede comprarse en las panaderías del centro de la localidad (aunque en los últimos tiempos es fácil encontrarla también en supermercados de toda Galicia). Como en tantos otros productos gastronómicos singulares, la receta exacta es un misterio sólo conocido por los reposteros, por lo que es recomendable probarla in situ. De todos modos, la utilización de manteca de vaca es la clave para el resultado final.

La torta de maíz de Guitiriz es una excusa perfectamente válida para visitar una villa que lleva siglos siendo cabecera de la zona. El mismo nombre del municipio da razón de su antigüedad: los topónimos finalizados en -iz suelen tener origen germánico, y proceden de la época (siglos V y VI) en que los suelos reinaban en Galicia.

bizcocho guitiriz de lugo
Bizcocho Guitiriz de Lugo

Ingredientes

200 gr de harina de maíz

100 gr de harina de trigo

300 gr de azúcar

8 huevos medianos

1 chorro de licor de anís (10 ml.)

200 g. de manteca de vaca a temperatura ambiente

La ralladura de un limón

1 pizca de sal (5 g.)

Mantequilla (para untar el molde, 30 g.)

Para hornear: Molde circular, con hueco en el centro

Preparación de base

Unos 30 minutos antes de comenzar con la receta, atemperaremos la manteca de vaca, para que sea más manejable durante la elaboración de la Torta.

Pasado el tiempo, la echaremos en un recipiente grande, añadiremos el azúcar (en varias tandas) e iremos mezclando bien, hasta que quede todo bien integrado.

En un recipiente aparte, separaremos las yemas de las claras y reservaremos éstas últimas en el frigorífico.

Incorporaremos las yemas al recipiente, y seguiremos mezclando.

Pondremos el chorro de licor de anís, y rallaremos la piel de un limón.

Volveremos a mezclar todo bien, para que quede todo bien integrado.

Cogeremos las claras que teníamos reservadas. Les añadiremos una pizca de sal y las montamos “a punto de nieve”, con la ayuda de unas varillas metálicas.

Pondremos las claras junto al resto de ingredientes.

Iremos mezclando poco a poco, con movimientos envolventes, hasta que nos resulte una crema homogénea.

Ahora pondremos a precalentar el horno: unos 10 minutos a 200ºC.

Poco a poco, iremos añadiendo las harinas a la crema. Primero la de maíz y luego la de trigo, según vayamos añadiendo, mezclaremos bien.

Es aconsejable tamizarlas al tiempo de añadirlas, así nos resultará una masa más fina y sin grumos.

Echaremos una pizca de sal a la masa, mientras vamos mezclando.

Untaremos el molde con mantequilla.

Verteremos la masa, y la repartiremos uniformemente por todo el molde.

Lo meteremos en el horno, sobre una rejilla en la posición central.

Hornearemos 35 minutos a 200ºC, en la función “calor arriba y abajo”.

Teniendo en cuenta que cada horno es un mundo, habrá que vigilar que no se queme la torta. Si vemos que apura mucho el horno, habrá que colocar un papel aluminio sobre el molde.

Pasado el tiempo, pincharemos la torta para comprobar que está en su punto.

Si el pincho sale limpio retiraremos del horno.

Dejaremos atemperar unos 10/15 minutos antes de desmoldar.

Retiraremos la torta del molde, le daremos la vuelta, y colocaremos sobre una fuente o plato. Dejando la parte lisa a la vista.

Espolvorearemos con azúcar por la superficie y a servir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *