Potaje de Berros de la Gomera

Algo de historia del Potaje de Berros de La Gomera

El Potaje de Berros es, seguramente, el plato más famoso de la gastronomía de la Isla de La Gomera, en el que el producto base es el berro, que se trata de una planta semiacuática que crece junto a los cursos de aguas cristalinas.

Se trata de un plato que, a día de hoy, es consumido en todo el territorio insular a excepción de las islas de Lanzarote y Fuerteventura donde se consumen de manera muy ocasional en algunos de sus restaurantes.

Se dice que el berro fue uno de los primeros vegetales que el hombre consumió, que tiene un sabor suavemente picante y un poco amargo que le da un toque especial a las ensaladas.

Estos vegetales son originarios de Europa y Asia Septentrional y en la cocina canaria siempre se han utilizado para combatir los excesos gastronómicos y etílicos. También para aliviar el reuma y las inflamaciones.

Para poder aprovechar todas las propiedades de los berros, es necesario consumirlos como mucho un par de días después de ser cortados.

Si queremos acertar a la hora de seleccionar los berros que vamos a coger, es fijarnos en la firmeza de los tallos y de las hojas o en ese inconfundible tono verde intenso que presentan y que se va degradando a medida que han sido arrancados.

potaje de berros de la gomera
Potaje de Berros de La Gomera

Ingredientes para 4 personas

300 gr de berros.

200 gr de garbanzos.

3 patatas.

1 batata.

1 mazorca de maíz grande.

1 cebolla.

2 zanahorias.

1 trozo de calabaza.

1 tomate.

Aceite de oliva virgen extra.

Ajo.

Sal.

Preparación

Dejaremos los garbanzos en remojo la noche anterior.

Pelaremos y trocearemos el tomate, la cebolla y un par de ajos y haremos un sofrito en la misma cazuela donde posteriormente haremos el potaje.

Lavaremos, pelaremos y cortaremos todas las verduras en partes más o menos iguales, aunque los trozos de calabaza tendrán que ser un poco más grandes, ya que es un producto que se ablanda con más facilidad en la cocción.

Lo introduciremos todo junto a los garbanzos en la cazuela.

Cubriremos con agua y le añadiremos sal al gusto.

Dejaremos todo a fuego muy lento durante 1 hora y media.

Dejaremos reposar 15 minutos cubierto con un paño, hasta que el caldo se espese.

Serviremos acompañado de un escaldón de gofio y de mojo picón.

Para hacer el gofio utilizaremos el propio caldo del potaje, aunque sin verduras. Luego lo podemos comer ayudado por hojas de cebolla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *