Panadones de Lérida

Algo de historia de los Panadones de Lérida

Los Panadones de Lérida son una receta de lo más tradicional y popular en la provincia de Lérida, que se suele preparar durante la época de Semana Santa, después de las procesiones de la mañana, los días en los que no se podía comer carne. Se trata de unas empanadas saladas que hoy en día se pueden encontrar en la mayoría de las pastelerías de dicha provincia.

Según se cree, empezaron a prepararse en la Edad Media.

panadones de lerida
Panadones de Lérida

Ingredientes

Para la masa

225 ml de agua.

50 ml de aceite de oliva virgen extra.

500 gr de harina.

Sal.

Para el relleno

300 gr de espinacas frescas.

Un puñado de pasas.

Un puñado de piñones.

Aceite de oliva virgen extra.

Sal.

Preparación

Introduciremos las espinacas en una cacerola con agua hirviendo y, cuando empiece a hervir, las retiraremos con una espumadera a una bandeja para que se vayan enfriando mientras preparamos el resto de ingredientes.

Verteremos el agua y el aceite en un bol, añadiremos la sal e incorporaremos la harina poco a poco, mezclando con la cuchara, hasta obtener una masa espesa y que cueste seguir trabajando con la cuchara.

Espolvorearemos el mármol con harina, volcaremos la masa y la amasaremos con las manos durante 2 o 3 minutos. Añadiremos la harina que sea necesaria hasta obtener una masa que no se pegue en las manos.

Una vez amasada, la dividiremos en 6 porciones y las amasaremos una a una, formando panecillos.

Colocaremos los panecillos sobre un poco de harina, los taparemos con un trapo de algodón y los dejaremos reposar 1 hora aproximadamente..

Colocaremos un papel de horno en una bandeja de hornear y verteremos un buen chorro de aceite de oliva para evitar que los panadones se peguen.

Espolvorearemos el mármol con harina y extenderemos una porción de masa con el rodillo, sin amasarla, hasta que quede una masa muy fina, pero sin que se rompa.

Colocaremos una capa de espinacas en la parte central, sazonaremos con sal y aceite de oliva y repartiremos unas pasas y piñones a nuestro gusto. Cerraremos primero una parte, luego la otra, cruzando por encima de la primera y, finalmente, cerraremos los bordes en pico. Levantaremos el panadone con las dos manos y lo dejaremos rápidamente encima de la bandeja del horno.

Introduciremos la bandeja en el horno precalentado a 220º C en la parte central del horno.

Cuando veamos que se secan, regaremos con aceite de oliva de forma generosa las veces que creamos conveniente, para que la masa quede crujiente.

Cuando la masa quede dorada, los retiraremos del horno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *